Zara en el ipad

Zara, consolidada a nivel mundial, busca ahora su hueco en la red, entiendo que obligada por los exitos de las tiendas virtuales como vente privee y otras más que llevan años dominando el mercado virtual a precios competitivos. Por eso ya hace semanas estrenó web (con un arranque bastante penoso; fallos, errores de programación, etc..) y a la vez sacó su app para Ipad. La tienda no va más allá  de la obligación de Zara de tener presencia de marca en el mundo virtual. Es relativamente facíl comprar y se dan datos técnicos necesarios para decidir, guía de tallas, tejidos, etc… Como suele pasar con este tipo de web, las normas de accesibilidad y usabilidad no van con ellos, teniendo problemas cognitivos, de visibilidad, etc.

Pero lo que más me interesa es la aplicación del Ipad. Después de leer críticas favorables en diversos blog y revisarla he llegado a la conclusión que simplemente está apostando por la presencia de la marca, sin oficio ni beneficio para el usuario mas que tener un catálogo de estilo para consultar. Ni tiene datos de tejidos, tamaños, tallas, declaración de intenciones, consejos, devoluciones, etc.. Solo sirve como revista gratuita para ver lo último de la temporada de Zara.

Vamos que quien sea un consumidor de Zara le servirá para ir a la tienda con el ipad debajo del brazo y decir quiero esto. Para mi es otra pequeña decepción

Con diseño vivimos mejor.

Parece una perogrullada pero esto se les olvida a las empresas rápidamente, sobre todo en tiempo de crisis.

Esto me ha venido a la cabeza al estar alojado en el NH Gijón. Me explico, un especialista en diseño hubiese sabido que existe algo denominado leyes de percepción, enunciadas por psicólogos de la gestalt, y que una de esas leyes es la de proximidad, que dice “los elementos tienden a agruparse con los que se encuentran a menor distancia”.

Y donde está el problema?

indicador habitaciones

indicador habitaciones

Pues si miráis la foto lo primero que entiende el cerebro es que las habitaciones del 101 al 123 están a la izquierda y las del 124 al 132 a la derecha (ya no entro a valorar la elección tipográfica de los dígitos porque podría estar escribiendo errores básicos durante la siguiente media hora). Y ya os podéis imaginar hacia que lado nos fuimos para buscar la habitación 105. Pensando que tal vez, por deformación profesional, que era muy quisquilloso con el indicador decidí quedarme un rato en el hall y el resultado fue que 6 personas que salieron del ascensor se fueron para el lado incorrecto.

El creador del cartel apostó por hacer una asociación horizontal separando excesivamente las flechas con lo que consiguió que el cerebro interpretase, por proximidad, la unión de elementos que estaban a menos distancia. Lo correcto, manteniendo ese estilo de diseño (que es muy mejorable) sería esto

diseño correcto

diseño correcto

No es el único fallo que tiene el hotel, también mantiene una pésima colocación de los interruptores de la luz. Nada más entrar, al lado de la caja para la tarjeta de la habitación está el interruptor que controla la luz del baño y después el que controla la luz del pasillo. Y evidentemente lo primero que haces es encender el baño. Y cuando vas al baño enciendes la luz del pasillo.

Es una pena que una cadena tan importante  no cuide los pequeños detalles por no contratar a los verdaderos especialistas porque el hotel es cómodo y está bien situado, pero tiene graves fallos de señalética tanto exterior como interior.

Por cierto, si os interesa hay un grupo creado en facebook para presionar a estas grandes cadenas a dar wifi free. Lo que no tiene sentido es cobrar sobre 17 euros por un día de wifi. Resultaba un absurdo pues los locales de copas que estaban al lado del hotel lo daban gratis, por lo que pierden por partida doble, nadie alquila el wifi y el bar vacio.